Los fundamentos y beneficios de la administración financiera

administracion financiera

La gestión financiera de un negocio permite tomar decisiones más inteligentes y mejor fundamentadas. De esta manera, se protegen los recursos y se garantiza su permanencia en el mercado. Por lo tanto, es fundamental comprender en qué consiste y cómo utilizarla de manera adecuada.

Cuando la gestión financiera de una empresa es eficiente, independientemente de su tamaño, es posible conocer su situación económica, identificar su potencial de crecimiento, entre otros aspectos. Si aún no estás familiarizado con las oportunidades que brinda esta labor esencial, en este artículo te explicaremos todos los detalles.

En primer lugar… ¿qué es la gestión financiera?

No sirve de mucho que un negocio genere millones en ventas si no gestiona adecuadamente su dinero. Esta situación solo genera problemas financieros que, con el tiempo, se vuelven insostenibles y ponen en peligro su continuidad.

Para evitarlo, es necesario recurrir a buenas prácticas. La gestión financiera es la disciplina encargada de planificar, organizar y controlar los recursos monetarios de la empresa con el fin de garantizar su rentabilidad.

Beneficios de una gestión financiera correcta

  • Mantiene en orden las finanzas.
  • Mejora la gestión de activos y pasivos.
  • Identifica la necesidad de nuevas inversiones.
  • Determina el tiempo de recuperación de las inversiones.
  • Facilita la asignación de presupuestos para cumplir con los objetivos.
  • Analiza las oportunidades y desafíos que se presentan.
  • Identifica qué recursos son necesarios para mantener la operación.
  • Minimiza la incertidumbre al momento de tomar decisiones.
  • Promueve el crecimiento y la estabilidad financiera.
  • Proporciona información clave sobre el comportamiento de la empresa.
  • Reconoce el punto de equilibrio (el momento en que los ingresos cubren los gastos fijos y variables).
  1. Gestión financiera estratégica: se encarga de la planificación, dirección, control del rendimiento y análisis de la posición de riesgo de la empresa, especialmente en lo que respecta a la asignación y organización de capital.
  2. Gestión financiera operativa: su función principal es garantizar la liquidez financiera y asegurar el buen progreso de los procesos de transformación operativa, de acuerdo con un plan establecido previamente.

8 objetivos de la gestión financiera en las empresas

Aunque es cierto que la gestión financiera ofrece ventajas competitivas, como las mencionadas anteriormente, es necesario tener en cuenta que todos estos resultados solo se obtienen cuando se persiguen objetivos empresariales claramente establecidos.

En este contexto, los objetivos que busca lograr esta actividad en la empresa son los siguientes:

  1. Suministrar información: generar datos útiles (como un flujo de caja), relevantes y precisos.
  2. Gestionar riesgos: asegurar que la empresa no enfrente presiones o riesgos innecesarios.
  3. Optimizar el control operativo: mejorar los controles financieros y el flujo de trabajo.
  4. Maximizar el valor de la empresa: aprovechar áreas que sean más beneficiosas.
  5. Brindar tranquilidad: mantener en buen estado las cuentas y los recursos financieros.
  6. Planificar: definir los pasos a seguir y las decisiones a tomar para fomentar el crecimiento.
  7. Evaluar proyectos: garantizar que las proyecciones y los presupuestos sean realistas y alcanzables.
  8. Preservar el rendimiento: optimizar la utilización de recursos, ahorros, inversiones y financiamientos.

Si no se definen anticipadamente y a tiempo, los esfuerzos que realice el equipo estarán mal dirigidos y habrá pocas posibilidades de éxito.

Incluso si la empresa logra generar ganancias, la situación sería la misma; una mala gestión financiera de los beneficios se considera una de las principales causas del fracaso empresarial.

Principios de la administración financiera

Ahora bien, para evaluar la utilidad de la información proporcionada por la administración financiera y poder tomar acciones, también es esencial comprender sus principios, es decir, los fundamentos que guían su existencia.

En este sentido, los principios de la administración financiera son:

1. Decisiones de inversión

Esto determina la cantidad total de activos necesarios para la empresa. También se le da importancia a la desinversión. Es decir, se plantea la posibilidad de reducir, eliminar o reemplazar los activos que no se puedan justificar económicamente.

2. Financiamiento

Es fundamental determinar la opción más adecuada para proporcionar capital a la empresa y reunir los fondos necesarios. También es importante comprender cómo obtener créditos, firmar acuerdos de alquiler a largo plazo o negociar la venta de bonos o acciones.

Gestión de activos

Una vez que se adquieren los bienes necesarios y se obtiene el financiamiento adecuado, es crucial administrar eficientemente esos activos. Los gerentes operativos que utilizan estos bienes tienen una gran responsabilidad en la administración de los activos fijos.

Juntos, determinan la mejor manera de gestionar los riesgos y los rendimientos del negocio.

Importancia de la administración financiera en los negocios

Aunque ya hemos mencionado las ventajas de administrar el dinero en un negocio, es importante destacar que no se trata simplemente de cumplir con las obligaciones.

No es lo mismo tener conocimientos teóricos y prácticos sobre las actividades financieras que mantienen a una empresa en funcionamiento (pago y negociación con proveedores, nóminas, impuestos, etc.) que saber manejar el dinero de manera estratégica e inteligente.

La administración financiera se encarga precisamente de esto. Su importancia radica en:

  • Explorar todas las opciones disponibles para obtener y maximizar los recursos.
  • Administrar los recursos a través de diferentes instrumentos para diversificarlos.
  • Ir más allá de los métodos tradicionales para obtener financiamiento.
  • Desarrollar una infraestructura que permita generar ingresos.
  • Aprovechar las oportunidades que ofrece el sistema financiero empresarial.
  • Identificar errores en la gestión financiera.
  • Tomar medidas proactivas para hacer crecer los fondos, en lugar de adoptar una mentalidad reactiva.
  • Tomar decisiones menos costosas y que satisfagan las necesidades de manera más eficiente.
  • Evaluar la situación real del negocio y, en base a ello, impulsarlo.
  • Enfocarse en lo importante y no solo en las urgencias.
  • Tener capacidad de planificar a corto, mediano y largo plazo.
  • Desarrollar escenarios financieros basados en la situación actual de la empresa.

Después de comprender esto, el siguiente paso es convertirlo en realidad.

8 recomendaciones para la gestión financiera en empresas

Como ya lo mencionamos anteriormente, a menudo es fácil confundir las responsabilidades contables con las de gestión financiera. Por lo tanto, al desempeñar esta última, es crucial:

1. Comprender la documentación económica

No se debe limitar a leer y cuadrar las cifras, sino que también es necesario comprenderlas. Es esencial tener en cuenta que las decisiones sobre la administración del dinero se basan en la retroalimentación de los informes, informaciones y documentos financieros que se manejan.

2. Elaborar un plan financiero

Todas las empresas deben establecer los objetivos que desean lograr, ya que al final esos mismos objetivos se traducirán en metas de rentabilidad y liquidez. Si no se tiene un plan que evaluar, nunca se sabrá si los esfuerzos de gestión están dando resultados.

3. Monitorear el comportamiento de los números

Una vez que se han establecido los objetivos del plan financiero, es necesario dedicar períodos de tiempo específicos para su evaluación. Si se descuidan, será imposible identificar las oportunidades que benefician al negocio o los riesgos que lo amenazan.

4. Aplicar herramientas financieras

La era en la que todo quedaba en manos de las personas y del trabajo manual ha quedado atrás. Hoy en día, existen herramientas tecnológicas que complementan la labor de los encargados de la administración financiera de las empresas. Estos recursos proporcionan información precisa, seguridad y datos relevantes para tomar el control del dinero.

5. Separar las cuentas personales de las cuentas empresariales

En el ámbito empresarial, es común que los dueños del negocio no distingan entre sus cuentas personales y las cuentas de la empresa. Para optimizar el dinero, es fundamental que el negocio posea una cuenta propia, ya que esto permitirá tener un control preciso de los ingresos y gastos.

6. Gestionar el inventario

Una gestión eficiente del inventario garantiza tener la cantidad adecuada de productos en el momento oportuno. Esto evita que el capital permanezca inmovilizado de forma innecesaria y previene la acumulación excesiva de mercancía.

📒 Recurso adicional: si necesitas organizar tu inventario, te ofrecemos esta plantilla gratuita de control de stock para llevarlo de manera eficiente:

7. Mantener una reserva de efectivo

Es bien sabido que la vida empresarial está llena de altibajos. Por lo tanto, en tiempos de bonanza, cuando todo marcha perfectamente, es crucial cuidar el dinero. Contar con una cuenta de ahorro empresarial y tener reservas de efectivo es una excelente alternativa para comenzar.

8. Recurrir a la asesoría de un experto

Independientemente de cuánto se sepa sobre la situación financiera del negocio, siempre es recomendable buscar la ayuda de un experto en la materia. La orientación y el asesoramiento profesional de un especialista también amplían la visión y las perspectivas del negocio.

Recurso adicional: Descarga nuestra planilla gratuita de control financiero empresarial y mantén un adecuado manejo de tu negocio.

Un ejemplo de una buena administración financiera

Un ejemplo claro de cómo se lleva a la práctica la administración financiera es mediante el análisis preliminar de los estados financieros.

Esta tarea es solo una de las muchas que se realizan para garantizar la salud financiera de la empresa y se puede llevar a cabo utilizando dos herramientas combinadas:

  1. Análisis horizontal o de variaciones: este análisis determina la variación absoluta y relativa que ha experimentado una cuenta en un período de tiempo específico, lo que permite visualizar el desempeño actual de la empresa en comparación con el período anterior.
  2. Análisis vertical o porcentual: este análisis determina la proporción que representa cada cuenta con respecto al total en un período de tiempo específico. Permite observar la relevancia de cada cuenta en los estados financieros y evaluar si están distribuidas de manera adecuada de acuerdo con las necesidades operativas y financieras de la empresa.

A través de estas dos herramientas, se obtiene una visión completa de la situación financiera del negocio, además de información que facilita la toma de decisiones efectiva.

Conclusión

La administración financiera tiene como objetivo garantizar el uso óptimo de los recursos económicos dentro de la empresa. Si hasta ahora no has priorizado esta función, aún estás a tiempo de tomar medidas.

También es importante tener en cuenta que la gestión financiera es igual de relevante para los negocios presenciales como para los negocios en línea. Si estás considerando comenzar a vender en línea, te invitamos a probar nuestra plataforma gratuita Tiendanube, que te ayudará a maximizar tus recursos monetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio