Los peligros de cocinar metanfetamina en casa y sus riesgos asociados

como hacer metanfetamina

¿Es sencillo cocinar metanfetamina? ¿Y qué tan peligroso es? ¿Puede cualquiera convertirse en un potencial Walter White?

Hace algunos años, Walter White se ganó un lugar en nuestros corazones. Este profesor de instituto, tranquilo, geek y un poco nerd, sorprendió a todos (especialmente a su esposa, Skyler) al enfrentar una terrible enfermedad con la única manera posible de pagar su tratamiento: dedicándose a fabricar metanfetamina en un laboratorio clandestino junto a un antiguo estudiante desastroso que fungía como su distribuidor.

No hace falta decir mucho más sobre Breaking Bad que no sepas ya. Aunque esta icónica serie llegó a su fin en 2013, causó un efecto curioso que ha resurgido con Narcos: la creencia popular de que el negocio de las drogas es muy lucrativo (y lo es) e incluso fácil de llevar a cabo.

Por esta razón, no es sorprendente que en aquel entonces algunos emprendedores avispados fueran atrapados en flagrante delito, adentrándose en el oscuro mundo de la ilegalidad, como lo cuenta El Mundo.

¿Es realmente tan sencillo fabricar metanfetamina? La serie puede hacer parecer que cualquiera puede hacerlo, pero hay que tener en cuenta que White era químico. Por lo tanto, intentemos desmitificar esta idea antes de que tú también tengas esta brillante ocurrencia.

Fabricando metanfetamina en casa

Para fabricar metanfetamina, se necesitarán una serie de ingredientes, algunos de los cuales se pueden adquirir fácilmente en el supermercado o en una ferretería, pero obtener otros puede ser más complicado y peligroso. Además, tampoco debemos pasar por alto los riesgos inherentes a su manipulación.

Al igual que en cualquier otro laboratorio, deberíamos seguir ciertas normas de seguridad.

Blanqueador

Comencemos con un conocido de siempre. ¿Quién no tiene blanqueador en casa? El blanqueador es fácil de obtener y económico, pero también es un oxidante, corrosivo y resulta peligroso tanto para nuestra salud como para el medio ambiente si se entra en contacto con él o se inhalan sus vapores.

Desatascador Drano

Nos encontramos en el departamento de productos de limpieza del supermercado, esta vez adquiriendo un desatascador de gran potencia: el Drano. Este producto comercial está compuesto por hidróxido de sodio, nitrato de sodio, clorhidrato de sodio y también contiene aluminio.

Vale la pena mencionar que el Drano es extremadamente peligroso para los seres humanos, ya que puede causar quemaduras en los ojos, la piel y problemas respiratorios. Recuerda siempre revisar los pictogramas que se encuentran en la parte posterior de los productos de limpieza, ya que te darán una idea sobre su nivel de peligrosidad.

Pictogramas de peligrosidad.

Líquido de frenos

Como ya sabes, el líquido de frenos se utiliza para transmitir la fuerza al pisar el pedal de frenos en nuestro vehículo, pero también se utiliza para cocinar meta. Aunque es fácil de adquirir en supermercados o tiendas especializadas en automóviles, su manejo es peligroso ya que puede ser potencialmente explosivo debido a las reacciones que puede generar.

Hidróxido de sodio

El hidróxido de sodio se encuentra disponible tanto en tiendas especializadas como en secciones de productos de limpieza. Este compuesto es ampliamente conocido por nuestras abuelas. Sin embargo, es responsable de dejar la ropa muy blanca en tiempos pasados. Solía ser una tradición hacer jabón con aceites usados y sosa cáustica. En la actualidad, se utiliza en la fabricación de papel, tejidos y detergentes, pero también en la producción de explosivos.

Este es un producto altamente corrosivo que libera una gran cantidad de calor durante una reacción. Por si te lo estás preguntando, la fabricación de jabón tampoco está exenta de riesgos, pero el proceso de saponificación es mucho más sencillo en comparación con la peligrosidad y complejidad de las reacciones químicas que ocurren al cocinar meta.

Señoras fabricando jabón sin medidas de seguridad adecuadas.

Efedrina

Nos dirigimos a la farmacia después de salir del supermercado. La efedrina es una sustancia de venta libre y sin prescripción médica, que se caracteriza por su capacidad para liberar dopamina, una de las hormonas responsables de la sensación de felicidad que experimentamos después de hacer ejercicio o tener relaciones sexuales.

Cerillas

Para la producción de metanfetamina, se requiere un ácido fuerte y soluble en agua como el yoduro de hidrógeno. Dado que este compuesto no es fácil de obtener en laboratorios, ya que normalmente se requieren autorizaciones, los laboratorios clandestinos optan por producirlo a través de la hidrólisis del triyoduro de fósforo.

Básicamente, utilizan el fósforo de las cerillas combinado con yodo. Otra opción para obtener fósforo rojo son los fuegos artificiales, aunque puede que no sean tan accesibles.

Yodo

Como se indica en el sitio web Te Interesa, se necesitan al menos 4 botellas de yodo para obtener entre 2 o 3 gramos de metanfetamina.

Este elemento es corrosivo para la piel, irritante para los ojos y peligroso para las membranas mucosas, por lo que se debe tener un cuidado extremo al manipularlo y manejar sus gases.

Anhídrido Amoníaco

El anhídrido amoníaco es un fertilizante químico que se puede adquirir en tiendas de agricultura y ganadería, y es una de las sustancias más peligrosas en la receta. En la producción de metanfetamina, se utiliza como refrigerante y tiene la capacidad de dañar cualquier cosa que toque, incluso carne humana. Provoca daños en la piel, los pulmones, la garganta y los ojos.

Para limpiar un laboratorio de metanfetaminas, es necesario equiparse adecuadamente. Aquí te mostraremos los elementos esenciales:

Éter

Este compuesto es conocido por su uso como anestésico en cirugías y su adquisición está restringida a profesionales de la salud.

Litio

El litio es ampliamente utilizado en la fabricación de baterías de iones de litio que se encuentran en dispositivos como teléfonos móviles, tablets y cámaras. También se puede extraer del material de las pilas de cámaras fotográficas para su uso en la producción de metanfetaminas.

Ácido clorhídrico

El ácido clorhídrico, conocido como ácido muriático o agua fuerte, es una solución altamente corrosiva y ácida del gas cloruro de hidrógeno. Se utiliza tanto como agente de limpieza como reactivo químico.

Gas butano

Finalmente, necesitarás gas butano para llevar a cabo el proceso de cocción de los ingredientes mencionados anteriormente.

Conclusiones

Es importante destacar que, si bien adquirir la mayoría de los ingredientes no suele ser complicado, la manipulación de los mismos y las reacciones que ocurren pueden ser complejas. Por esta razón, es crucial seguir rigurosamente las normas de seguridad y prevención de riesgos en el laboratorio.

Mientras que en los laboratorios regulados estas normas son estrictamente cumplidas gracias a las auditorías y certificaciones, esto no ocurre en los laboratorios ilegales, donde la reducción de costos puede afectar directamente la seguridad de los consumidores finales de la metanfetamina, al igual que de los propios fabricantes.

Es importante tener en cuenta que la fabricación de metanfetamina es ilegal y extremadamente peligrosa. Por lo tanto, es recomendable reflexionar detenidamente antes de embarcarse en este tipo de actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio