Beneficios, consejos y cuidados para hacer tu huerto orgánico en casa: todo lo que necesitas saber

como hacer un huerto organico en casa

Si llevas un estilo de vida sostenible y respetuoso con el medio ambiente, es posible que en algún momento hayas considerado la idea de crear tu propio huerto orgánico en casa. La buena noticia es que no necesitas mucho espacio ni hacer una gran inversión.

En este artículo te proporcionaremos toda la información que necesitas saber para comenzar a producir tus propios alimentos en un huerto orgánico, desde los beneficios hasta cómo llevarlo a cabo.

  1. ¿Cuáles son los beneficios de tener un huerto orgánico?
  2. ¿Dónde puedes ubicar tu huerto orgánico?
  3. Paso a paso para crear tu propio huerto orgánico en casa
  4. ¿Cómo mantener tu huerto orgánico?

¿Cuáles son los beneficios de tener un huerto orgánico?

Comencemos por definir qué es un huerto orgánico o biohuerto. Como su nombre indica, es una forma de cultivo que se basa en la fertilidad del suelo y en la diversidad de especies. Su objetivo principal es obtener plantas sanas que se conviertan en alimentos saludables.

Una de las características principales de un huerto orgánico es el uso de técnicas de cultivo naturales para lograr un suelo fértil, evitando el empleo de productos químicos como pesticidas o fertilizantes. Estos últimos son responsables de la contaminación del agua, las emisiones de gases a la atmósfera y la pérdida de biodiversidad.

Indudablemente, esta práctica tiene muchos beneficios. Si aún necesitas más razones para comenzar tu propio huerto, aquí te presentamos cinco beneficios de tener un huerto orgánico en casa:

1. Mejora tu dieta

Seguramente habrás escuchado la frase «somos lo que comemos». En ese sentido, uno de los principales beneficios de tener un huerto propio es la posibilidad de acceder a alimentos orgánicos, es decir, libres de químicos. Estos alimentos son más saludables y también tienen un mejor sabor, lo que te permitirá disfrutar de comidas más deliciosas.

2. Beneficios para el medio ambiente

Tal y como mencionamos anteriormente, al utilizar prácticas de cultivo sostenibles, como el uso de fertilizantes orgánicos o naturales, el huerto orgánico no representa ningún peligro para el medio ambiente, sino todo lo contrario.

Los huertos orgánicos permiten gestionar el agua de lluvia, reducir las inundaciones y crear un suelo sostenible para mejorar la absorción. Además, al aumentar la vegetación urbana, contribuyen a equilibrar la temperatura, aumentar los niveles de oxígeno y mitigar la contaminación ambiental.

3. Aporta beneficios para la salud

Además de proporcionarte alimentos, el hecho de crear tu propio huerto orgánico en casa te ayudará a combatir el sedentarismo y el estrés. Además, practicarlo te brindará satisfacción personal y bienestar.

4. Contribuye a la economía

¿Sabías que un pequeño huerto de 1 metro cuadrado puede producir 216 lechugas o 200 tomates al año? Con tu huerto orgánico, podrás tener tus propios alimentos, lo cual aliviará el presupuesto familiar.

5. Mejora la socialización

La actividad en el huerto es una excelente oportunidad para el desarrollo y la educación de todos los miembros de la familia. Si se hace en conjunto, esta práctica también puede fomentar la cooperación y fortalecer las relaciones familiares.

¿Dónde puedes crear tu huerto orgánico?

En primer lugar, es importante aclarar que no necesitas disponer de grandes extensiones de tierra ni hacer una inversión considerable para crear un huerto orgánico en casa. Puedes construirlo en una terraza o incluso en un pequeño balcón. Solo necesitarás elegir adecuadamente los recipientes donde colocarás tu huerto y asegurarte de que la ubicación sea adecuada.

Elección de los contenedores

Antes de comenzar tu trabajo en el huerto, es necesario seleccionar los recipientes más adecuados para tu situación. Existen diferentes tipos de macetas entre los que puedes optar, según tu presupuesto y disponibilidad de espacio. A continuación, presentamos las opciones disponibles en el mercado y sus principales características:

1. Mesas de cultivo

Las mesas de cultivo son estructuras elevadas que permiten cultivar sin tener que agacharse y plantar múltiples cultivos en un mismo espacio, gracias a su amplia superficie. Este tipo de contenedor es ideal para personas mayores o con discapacidades motoras, así como para huertos establecidos en terrazas, patios y jardines. Puedes encontrar mesas de cultivo hechas de plástico, metal o madera.

2. Jardineras y macetas

Estos recipientes son muy versátiles en cuanto al espacio, ya que puedes aumentar su número para expandir el tamaño de tu huerto. Son ideales para principiantes, ya que requieren una inversión baja y se adaptan a espacios pequeños como balcones e interiores. La única desventaja en comparación con las mesas de cultivo es que no permiten la automatización del riego.

3. Jardines verticales

Los jardines verticales son estructuras que se colocan en la pared y permiten cultivar a lo largo de toda la superficie vertical. Una de sus principales ventajas es que te permiten tener tu propio huerto aunque cuentes con poco espacio, ¡solo necesitas una pared! Además, son estéticamente atractivos. Sin embargo, a diferencia de las macetas, requieren una inversión inicial mayor. Los jardines verticales pueden ser modulares o estar hechos de fieltro.

4. Macetas suspendidas

Las macetas suspendidas resultan ideales para espacios reducidos, como balcones o terrazas, y además, requieren de una inversión mínima.

¡Descubre 10 recetas rápidas y deliciosas que puedes preparar utilizando las verduras de tu propio huerto!

La guía paso a paso para crear tu propio jardín orgánico en casa

Aunque ya mencionamos algunos aspectos que debes considerar al crear tu jardín orgánico en casa, en Twenergy queremos compartir contigo el proceso en su totalidad para que no te pierdas de nada 😉:

1. Elige el lugar

Una terraza, una ventana o un balcón pueden ser el lugar ideal para tu jardín orgánico. Lo más recomendable es que esté ubicado en una zona iluminada y orientada al sur para aprovechar al máximo la luz solar. Además, si es posible, debe estar protegido de corrientes de aire fuertes.

2. ¿Qué puedes cultivar?

Antes de empezar con tu jardín orgánico, debes pensar en qué plantas vas a cultivar en él. Existen muchas opciones, pero si eres principiante, es mejor comenzar con verduras de cultivo sencillo, ya que te darán resultados más satisfactorios. Algunas opciones son la acelga, la lechuga, el rábano, el ajo y las cebollas. Si no cuentas con un balcón o terraza, también hay diversas plantas de interior que puedes considerar.

3. Elige tus recipientes

Como mencionamos anteriormente, dependiendo del espacio disponible y el presupuesto que tengas, puedes optar por diferentes opciones como mesas de cultivo, jardineras o macetas, jardines verticales o macetas colgantes.

4. Seleccione el sustrato

El sustrato juega un papel crucial en el éxito de tu huerto orgánico. Debe ser un tipo de tierra especial para macetas u otros recipientes, con capacidad para retener agua y ser rico en nutrientes. También es importante que sea liviano y poroso. Recomendamos el uso de compost, un sustrato 100% orgánico hecho de una mezcla de restos forestales y estiércol.

5. ¡A sembrar!

Esta es una de las partes más emocionantes de todo el proceso. Existen dos técnicas para sembrar:

✔ Siembra en contenedores pequeños y luego trasplántalos al huerto, conocido como «plantel». Al hacer el trasplante, debes tener cuidado con las raíces.

Algunas hortalizas como el rábano, la zanahoria o el nabo no pueden ser trasplantadas y deben ser sembradas directamente en el huerto. Otras hortalizas como la lechuga, la cebolla o el tomate se pueden sembrar directamente, pero es recomendable trasplantarlas.

¿Cómo mantener tu huerto orgánico?

Ahora que tienes tu huerto orgánico en casa, es importante mantenerlo adecuadamente para obtener resultados exitosos. A continuación, te presentamos los principales aspectos a tener en cuenta para cuidar tus plantas 🌿:

1. El fertilizante

Las plantas se nutren de los elementos y sustancias que obtienen a través de sus raíces. Estos elementos incluyen el fósforo, el magnesio, el cobre y el hierro.

Aunque inicialmente no es necesario agregar ningún fertilizante a tu huerto orgánico, a medida que pasa el tiempo los nutrientes se agotarán y será necesario añadir más compost. Se recomienda realizar esta tarea al menos dos veces al año.

2. El riego

Para regar de forma precisa, es común instalar sistemas de riego por goteo. La frecuencia del riego dependerá de la época del año y de la cantidad de plantas en tu huerto. Por ejemplo, en verano es necesario regar dos o tres veces al día. Se aconseja regar al atardecer o durante las primeras horas de la mañana.

3. El control de plagas

Para prevenir daños en tu huerto orgánico, es importante realizar revisiones frecuentes. En caso de una infestación de plagas, no se recomienda el uso de productos químicos, ya que suelen ser tóxicos y dañinos para el medio ambiente. Algunas plagas comunes incluyen los áfidos, las orugas defoliadoras y el oídio.

Ahora que tienes toda la información sobre cómo crear tu propio huerto orgánico en casa, ¡es hora de empezar a trabajar! Si deseas seguir aprendiendo sobre el cultivo y cuidado de tus plantas, te invitamos a explorar nuestro curso online de jardinería casera 🌿.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio