Consejos para tomar fotos bonitas: aprovecha la luz natural, juega con la perspectiva y sé atrevido

como tomar fotos bonitas

Hace unos años debatíamos sobre la posible desaparición de las cámaras compactas debido al crecimiento de los teléfonos móviles con cámara. Hoy en día, aunque usar la palabra «extinción» puede ser un poco exagerado, podemos afirmar que los móviles han ganado la batalla en el ámbito del público en general. Actualmente, la fotografía es uno de los aspectos más competitivos para los fabricantes de teléfonos móviles, quienes aprovechan cada nueva presentación para destacar sus últimas mejoras en zoom, fotografía nocturna y mucho más. De hecho, algunos teléfonos son más cámaras que teléfonos.

No obstante, a pesar de los avances tecnológicos, todavía existen limitaciones a la hora de tomar fotos con nuestros teléfonos móviles, como la falta de zoom óptico en muchos casos o el rendimiento en condiciones de poca luz. Para obtener los mejores resultados, hemos elaborado una guía de consejos esenciales para tomar fotos con tu teléfono móvil Android.

Familiarízate con tu hardware…

El primer paso para aprovechar al máximo una cámara es conocerla a fondo, ya sea una cámara réflex o, en este caso, la del teléfono móvil. Visitar el sitio web del fabricante nos proporcionará información clave que es importante conocer antes de comenzar a tomar fotos. Si bien nuestras fichas son bastante completas, en algunos casos hay información adicional en el sitio web del fabricante que vale la pena conocer.

Es útil saber la resolución, pero si podemos ir más allá, detalles como el tamaño del sensor o de los píxeles son igual o más importantes que los megapíxeles. Lo mismo ocurre con la apertura de la lente o el número «f» (cuanto más bajo, mejor), ya que funciona mejor en condiciones de poca luz cuando es más luminosa. Además, cuanto más grande sea el sensor, más efecto «bokeh» natural se produce sin necesidad de utilizar el modo retrato.

Ahora que las cámaras con múltiples lentes están tan extendidas, el zoom es un aspecto muy interesante. Es muy probable que tu teléfono móvil tenga una lente gran angular y tal vez también un teleobjetivo. Explora las posibilidades de todas las lentes y, especialmente, descubre cuál es el zoom óptico máximo que te ofrece el teleobjetivo, ya que obtendrás mejores resultados que utilizando el zoom digital.

El estabilizador de imagen es otro aspecto clave para tomar fotos en condiciones de poca luz y al grabar videos (para reducir los temblores). Existen estabilizadores de imagen digitales (EIS) y ópticos (OIS), siendo estos últimos más efectivos. También averigua si tu teléfono móvil tiene un botón disparador o si permite tomar fotos con los botones de volumen, ya que generalmente ofrece un agarre más cómodo. Lo más probable es que sí lo permita y acostumbrarse a usarlo nos brinda ventajas en algunas situaciones.

Conocer las especificaciones es un buen punto de partida, pero no hay que olvidar que para conocer bien el hardware, lo mejor es probarlo. La experiencia siempre es el método más efectivo para conocer las fortalezas y debilidades de la cámara.

…y tu software

Si conocer el hardware es crucial, investigar y explorar el software es igualmente importante. El modo automático es útil en situaciones en las que no tenemos tiempo para configurar ningún ajuste, pero hay opciones que pueden ayudar mucho a mejorar las fotos y es fundamental conocerlas.

Dentro de la aplicación de la cámara encontrarás todas las opciones disponibles, como los distintos modos de escena o el modo manual, que cada vez son más comunes incluso en teléfonos móviles básicos. Si dispones de más tiempo para preparar la toma, resulta interesante jugar con parámetros como la exposición, el ISO o el balance de blancos para lograr efectos específicos. Sin embargo, es recomendable evitar aplicar filtros directamente en la cámara y en su lugar, aplicarlos posteriormente con un software de edición.

En los teléfonos móviles de gama alta, especialmente aquellos que tienen asociaciones con marcas como ZEISS, Leica o Hasseblad, los filtros pueden resultar convenientes, ya que ajustan ciertos parámetros de la imagen de manera precisa. No obstante, en las gamas media y baja, es preferible desactivarlos.

Otra función importante a conocer y probar es el HDR, la cual nos ayudará a obtener mejores resultados en fotos con grandes diferencias de contraste. Además, es necesario configurar la resolución de la cámara, ya que en algunos casos es posible que no estemos aprovechando al máximo las capacidades de nuestro sensor. No debemos olvidar los modos de noche, macro y retrato, que son imprescindibles en los smartphones de todas las gamas.

Asimismo, algunos móviles cuentan con la opción de formato de cámara 16:9, que resulta menos óptimo que el formato 4:3. Por último, es importante realizar pruebas y más pruebas para conocer a fondo el software de la cámara, experimentando con diferentes configuraciones hasta encontrar las que mejor funcionen.

Limpia la lente

Aunque parezca obvio, a veces olvidamos limpiar la lente y nos damos cuenta cuando ampliamos las fotos. Dado que los móviles están constantemente siendo manipulados, la lente se ensucia fácilmente y es necesario limpiarla con regularidad.

Lo ideal es utilizar una gamuza especial para limpiarla, pero normalmente no solemos llevar una encima. En ese caso, se puede utilizar una camiseta de algodón suave, recordando frotar con cuidado para evitar rayar la lente.

Algunos móviles pueden detectar cuando la lente está sucia y lo indican en la pantalla. Si esta opción no viene activada por defecto, es posible activarla desde la configuración.

Utiliza luz natural siempre que sea posible

La luz es fundamental en la fotografía, por lo tanto, es el aspecto más importante a tener en cuenta y el que más influirá en el resultado final. Además, como mencionamos anteriormente, una de las debilidades de las cámaras en general, y de las cámaras de los móviles en particular, es su desempeño en condiciones de poca iluminación.

Tomando esto en consideración, es recomendable trabajar con iluminación natural siempre que sea posible, incluso si no estás en el exterior. La foto de arriba fue capturada en el interior de una habitación por la mañana, y la luz proveniente de la ventana era abundante pero suave, creando sombras muy sutiles y logrando un resultado armonioso.

No siempre será factible obtener luz natural, pero si te encuentras en un lugar cerrado, trata de buscar condiciones similares: luz abundante y preferiblemente suave, como se muestra en la imagen de arriba.

Toma precaución con los contrastes

Una iluminación dura y contrastada, como la que se encuentra en las horas centrales del día, puede ser un recurso interesante para crear contrastes marcados si la cámara puede manejar un equilibrio relativamente adecuado entre luces y sombras, como se observa en la foto superior, tomada con el Sony Xperia X Compact.

Sin embargo, puede constituir un problema si estás utilizando un teléfono móvil sencillo cuya cámara no puede representar un rango dinámico amplio. Lo notarás especialmente cuando hay grandes diferencias de iluminación y sombras, lo cual puede ocasionar que las luces aparezcan sobreexpuestas y se pierda detalle en las sombras.

Con HDR vs sin HDR (foto tomada con el Weimei WePlus 2)

Como ya hemos mencionado, el modo HDR puede ser de gran ayuda para mejorar la foto, pero no siempre produce resultados milagrosos, y en algunos casos puede dar lugar a un aspecto excesivamente artificial. Aquí es donde entra en juego la regla de oro: experimentar, experimentar y experimentar.

Cuidado con las contraluz

Las situaciones de contraluz también pueden ser recursos interesantes en algunas ocasiones, como se muestra en la imagen de arriba. El fondo puede aparecer sobreexpuesto, pero la luz se degrada de manera suave y el efecto de las «siluetas» resulta muy atractivo. Sin embargo, debes tener cuidado con este tipo de escenas en las que la luz incide directamente en la cámara, ya que el resultado puede ser muy diferente.

A continuación, se presenta un claro ejemplo de un contraluz que hubiera sido mejor evitar, incluso el modo HDR no logra mejorarlo. Como se ha dicho, los contraluces pueden ser recursos interesantes, pero hay que tener mucho cuidado, ya que pueden conllevar situaciones problemáticas.

h2 {
color: #000;
font-size: 20px;
font-weight: bold;
margin-bottom: 10px;
}

p {
color: #666;
font-size: 16px;
line-height: 1.5;
margin-bottom: 20px;
}

Evita utilizar el flash

La luz generada por el flash LED que viene incorporado en la mayoría de los teléfonos móviles produce sombras muy pronunciadas y rara vez es útil. Por lo tanto, es recomendable evitar su uso en la medida de lo posible y solo recurrir a él en caso de necesidad.

En la imagen tomada durante el día en una habitación con poca luz, si ampliamos la imagen sin utilizar el flash, se puede apreciar el ruido característico. Sin embargo, es preferible esta opción antes que disparar con flash. El resultado habla por sí mismo.

Utiliza un trípode en fotografías nocturnas o con poca luz (o busca algún soporte)

Como mencionamos anteriormente, la falta de luz es una de las principales limitaciones de las cámaras de nuestros teléfonos móviles. Aunque los modos de noche son de gran ayuda, si vas a tomar fotografías de noche o en condiciones complicadas, como al atardecer, es mejor contar con un soporte sólido. De esta manera, evitarás que las fotos salgan movidas.

Si no tienes un trípode a disposición, intenta apoyar el dispositivo en algo para estabilizarlo y así evitar los temblores de la mano, como se puede apreciar en la imagen de la izquierda. Si no tienes ninguna forma de fijar la cámara, solo te queda confiar en tu pulso (consejo: contener la respiración suele ayudar).

La cuadrícula te será de utilidad

La composición es otro aspecto crucial en una buena fotografía y con la cuadrícula resulta más sencillo ajustar la escena, especialmente al capturar paisajes. Un horizonte inclinado puede arruinar una foto hermosa, de ahí la importancia de tener una guía. La mayoría de los teléfonos móviles cuentan con la opción de cuadrícula, así que explora los menús y actívala para lograr composiciones más sólidas.

Además de la cuadrícula, muchos modelos también incluyen un nivel gracias al giroscopio. Son dos ajustes y ayudas que suelo tener activados en mi teléfono y que realmente contribuyen a la hora de crear una imagen armoniosa.

La simetría como recurso visual

Si la escena que vamos a fotografiar es propicia, las simetrías siempre generan un gran resultado. No obstante, es crucial asegurarnos de que quede perfectamente equilibrada, ya que de lo contrario el efecto se arruinaría. La arquitectura de la imagen superior fue un encuadre complicado, pero una vez más, la cuadrícula resultó muy útil. Si no logramos la perfección en el primer intento, siempre podemos ajustar el encuadre desde el editor.

Aquí podemos observar otro ejemplo de una escena simétrica, en este caso con líneas muy definidas que convergen en un punto de fuga situado en el centro de la imagen, otro recurso interesante que brinda más profundidad a la escena.

Explora los reflejos

Un recurso relacionado con la simetría son los reflejos. Si fotografeamos escenas con grandes cuerpos de agua, también podemos jugar con el reflejo que se crea y que produce una ilusión de repetición fascinante, como en estas imágenes.

Aprovecha la perspectiva

Si bien los planos frontales pueden ser efectivos, en muchos casos resultan aburridos. Jugar con la perspectiva es un recurso muy interesante al tomar fotos con el móvil, ya que crea trayectorias visuales dentro de la propia composición y aporta sensación de profundidad.

En la imagen de la izquierda se puede apreciar claramente cómo la perspectiva añade más dinamismo a toda la escena, mientras que la imagen de la derecha resulta demasiado plana. Utilizar el gran angular para capturar fotos artísticas también es una excelente idea.

Muévete

Si analizamos todas las fotos que tomamos con el móvil, seguramente la gran mayoría las sacamos de pie con el móvil a la altura de los ojos. Pero si siempre tomamos las fotos desde el mismo punto de vista, será difícil lograr resultados distintos.

Algo tan simple como agacharnos a la altura del suelo puede hacer que una foto bastante clásica como la de la izquierda se convierta en un plano mucho más interesante. Aunque siempre podemos ir más allá.

Sé audaz

Modificar la perspectiva como se mostró en el ejemplo anterior es una alternativa para salir de la típica foto convencional, pero existen muchas más posibilidades. Los planos picados o contrapicados también pueden aportar ese toque más moderno a una foto que de otra manera sería demasiado clásica, y si nos adentramos en un plano cenital (desde arriba) o nadir (desde abajo), el efecto es aún más llamativo.

Recuerda: no es necesario centrarlo todo

Mencionamos anteriormente que una composición simétrica y equilibrada puede ser un recurso muy interesante, pero no siempre es la mejor opción. Frecuentemente tendemos a colocar el objeto o sujeto fotografiado en el centro de la composición, pero hay muchos casos en los que resulta más interesante desplazar ese centro.

En la serie de imágenes de arriba se pueden apreciar las diferencias entre un encuadre tradicional y bastante aburrido, hasta lograr un resultado mucho más dinámico. En lugar de simplemente centrar el objeto, al buscar un encuadre diferente también se destaca la presencia de las líneas rectas de la mesa y esa diagonal tan pronunciada creada por la sombra.

Aquí tienes otro ejemplo en el que el motivo fotografiado está desplazado del centro de la imagen y, a pesar de eso, se logra un efecto muy interesante. La masa oscura, casi negra, en el lado derecho también tiene mucho peso y equilibra la composición.

Al igual que los silencios en la música, en fotografía, el espacio vacío también forma parte de la composición. Por lo tanto, olvidemos la idea de tener que llenar siempre el encuadre o colocarlo todo en el centro.

Macrofotografía: el poder de los detalles

La macrofotografía es una categoría fotográfica en sí misma. Consiste en captar objetos o detalles muy pequeños y ampliar su escala, creando un efecto muy llamativo que, si nos acercamos lo suficiente, puede resultar casi abstracto.

No todos los teléfonos móviles nos permiten acercarnos tanto, pero cada vez son más los que incluyen una lente específica para este tipo de imágenes. La foto de arriba, tomada con un Samsung Galaxy S7, muestra como protagonista la repetición a modo de fractal de las hojas de una planta.

Desafortunadamente, en muchos modelos el uso del macro es testimonial. Sin embargo, algunos teléfonos móviles de gama alta permiten utilizar el objetivo gran angular como si fuera un macro. Además, ciertos modelos de Xiaomi cuentan con un «telemacro», que básicamente es un teleobjetivo 2x con una distancia de enfoque muy baja, lo que resulta en fotos llamativas. Aunque tiene algunos años, el POCO F3 es uno de los modelos que cuenta con esta función de telemacro.

La paciencia y la espontaneidad en la fotografía

Estos son dos aspectos fundamentales para los fotógrafos, y es importante saber cuándo aplicar cada uno de ellos. Por un lado, la paciencia es necesaria para capturar imágenes como la de la izquierda, en la que se debe esperar y probar durante un tiempo para capturar el momento en el que una ola rompe.

Por otro lado, hay momentos en los que no tenemos tiempo para prepararnos, como en la imagen de la derecha, y solo podemos disparar. Si hubiera preparado la toma, tal vez el encuadre estaría más recto y no aparecería la camiseta en el fondo, pero entonces habría perdido el instante del bostezo del gato.

Evita el zoom digital en los móviles de gama media y baja

Como ya hemos mencionado, las cámaras múltiples ofrecen una amplia variedad de opciones de zoom, pero a menudo no queda claro cuál es el zoom óptico (el que se consigue a través de la lente sin amplificación por software). Siempre es mejor evitar el uso del zoom digital y quedarse con el zoom óptico que ofrece el móvil, ya que de lo contrario se perderá calidad en la imagen.

Si el dispositivo cuenta con una resolución alta, como 108 o 200 megapíxeles, lo recomendable es tomar la foto normalmente y luego recortar un detalle con alguna aplicación de edición. Sin embargo, hay casos en los que el zoom digital 2x de algunos móviles es muy interesante, como en los Pixel 7 o el Realme 11 Pro+.

La creatividad en los selfies

Cuando nos tomamos selfies, puede ser un poco más complicado encuadrar la imagen, ya que solo podemos extender nuestro brazo hasta cierto punto. Sin embargo, siempre hay opciones para jugar con el ángulo desde el que tomamos la foto.

Elegir un fondo homogéneo y hacer gestos diferentes son algunas posibilidades para hacer que un selfie no parezca el típico selfie. Y recuerda, siempre se puede editar la foto después de tomarla, lo cual nos lleva al siguiente punto.

Aplicaciones de edición de fotos, excelentes aliados

Hemos mencionado la importancia de conseguir composiciones equilibradas. Sin embargo, a veces por falta de tiempo o falta de atención, la imagen puede salir torcida, como se puede apreciar en la foto de la izquierda. Pero no hay de qué preocuparse, ya que podemos solucionarlo fácilmente con una aplicación de edición de fotos.

La oferta de aplicaciones para editar fotos es vasta y, además de ajustar el color o la exposición, también nos permiten corregir el enfoque para lograr una composición más equilibrada y estable.

Los filtros también son populares a la hora de editar fotos, pero hay que tener cuidado ya que pueden arruinar la imagen o crear efectos muy artificiales. Lo mejor es editar la imagen manualmente para poder elegir los ajustes nosotros mismos y evitar áreas sobreexpuestas o demasiado saturadas.

Si quieres conocer más sobre aplicaciones para retocar tus fotos, no te pierdas nuestro análisis de los mejores editores de fotos para Android.

Haz muchas tomas

Rara vez conseguiremos la foto perfecta a la primera, por lo que es mejor tener paciencia y explorar diferentes opciones. Después, podemos revisar todas las tomas para encontrar la que haya salido mejor.

Se dice que Roma no se construyó en un día y, aunque hacer una buena foto no requiere días, sí es importante tomar muchas fotos hasta obtener el resultado deseado. Al final, como en casi todo, la práctica es esencial y también iremos desarrollando nuestro ojo fotográfico.

Estos son nuestros consejos para los fotógrafos con Android, pero seguramente ustedes tienen muchos más trucos para hacer buenas fotos. ¿Cuáles son los trucos que utilizan?

En Xataka Android | Mejores smartphones de gama media: cuál comprar y modelos recomendados

En Xataka Android | Mejores smartphones de gama alta: cuál comprar y modelos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio