La deshidratación de alimentos: conservando nutrientes y descubriendo diferentes métodos de secado

la deshidratación de la carne permite conservar sus nutrientes

La deshidratación de alimentos es una de las técnicas más antiguas para preservar los alimentos de manera saludable. ¿Sabías que antes de la existencia de la congelación o el enlatado, la deshidratación era el método más común para guardar los alimentos?

Una de las principales ventajas de la deshidratación de alimentos es que permite conservar las propiedades y el sabor de cualquier tipo de comida durante más tiempo. Además, estos se potencian y adquieren un mejor sabor.

¿Pero qué significa exactamente la deshidratación de alimentos y cuáles son las ventajas y desventajas de los diversos métodos de conservación de alimentos mediante la deshidratación? En este artículo, responderemos a estas y otras preguntas sobre cómo deshidratar alimentos.

¿Estás preparado para descubrir este efectivo método para conservar tus alimentos frescos y saludables? ¡Sigue leyendo!

¿Qué implica la deshidratación de alimentos?

Según el Consejo Argentino de Alimentos y Nutrición, la deshidratación de alimentos se refiere a los procesos, naturales o artificiales, mediante los cuales se elimina completamente el agua de un alimento fresco para reducir el riesgo de contaminación y aumentar su vida útil.

Además, la deshidratación de alimentos nos permite preparar una variedad de platos alternativos. Esto se debe a que, además de conservar la misma cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales durante todo el proceso, los alimentos deshidratados adquieren un sabor concentrado y atractivo.

Por lo tanto, aprender sobre la deshidratación de alimentos no solo te ayuda a conservar tus snacks o alimentos favoritos, sino también a disfrutar más de tus comidas en cualquier momento del día.

¿Cuáles son las diferencias entre la deshidratación de alimentos y otros métodos de conservación?

Ahora que ya conoces qué implica la deshidratación de alimentos, es importante que comprendas las diferencias que la hacen destacar sobre otros métodos de conservación de alimentos.

En este caso, examinaremos la deshidratación de alimentos en comparación con dos métodos de conservación comunes, el congelado y el enlatado. De esta manera, podrás decidir cuál es la mejor opción para conservar, almacenar y mantener tu comida.

1. Congelación

Si comparamos la deshidratación de alimentos con el método de congelación, este último utiliza el frío extremo para preservarlos.

La congelación de alimentos afecta la calidad de los nutrientes debido a que el agua se convierte en hielo y altera su estructura molecular. Por lo tanto, los productos congelados pueden tener un sabor y consistencia diferentes a los alimentos frescos.

2. Enlatado

Comparado con la deshidratación de alimentos que utiliza calor, el enlatado somete los alimentos a temperaturas mucho más altas (116°C a 121°C).

En el caso del enlatado, también ocurre un cambio molecular en los nutrientes de los alimentos. Además, es importante tener en cuenta que los alimentos enlatados suelen permanecer en recipientes de aluminio durante largos períodos de tiempo, lo cual puede ser perjudicial para el organismo.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la deshidratación de alimentos?

Como cualquier método de conservación de alimentos, la deshidratación de alimentos tiene sus pros y sus contras que debemos considerar antes de incluirlos en nuestra alimentación saludable.

Ventajas de la deshidratación de alimentos

Comenzaremos por describir las ventajas de deshidratar alimentos, para entender por qué este es uno de los métodos más populares de conservación de diversos productos en el hogar.

  • La deshidratación de alimentos permite preservar una variedad de alimentos como frutas, verduras, carnes, pescados, hierbas, galletas, pizzas y pan.
  • Este método permite que los alimentos duren meses o incluso años, dependiendo del contenido de agua que tengan los alimentos deshidratados.
  • La deshidratación de alimentos conserva las propiedades nutricionales, evitando la pérdida de proteínas, carbohidratos, grasas y lípidos.
  • Uno de los resultados de cualquier método de deshidratación de alimentos es una reducción en el espacio de almacenamiento.
  • La deshidratación de alimentos intensifica los sabores de las comidas, ya que se produce una concentración de los mismos.
  • Los alimentos deshidratados son fáciles de transportar, lo que los hace ideales para viajes o excursiones, ya que ocupan poco espacio.
  • La deshidratación de alimentos nos permite aprovechar al máximo las frutas y verduras antes de que se deterioren.
  • Los alimentos deshidratados son fáciles de preparar, lo que ahorra tiempo y energía.

Por lo tanto, la deshidratación de alimentos nos brinda snacks nutritivos que son una buena opción como merienda dentro de una dieta balanceada. Como menciona Adriana Puente, profesora del curso de nutrición saludable:

«Una mala nutrición puede afectar nuestra salud y bienestar diario, reduciendo así nuestra calidad de vida a través del estrés y la fatiga».

Para evitar esto, profundizar en la deshidratación de alimentos y en todo lo que ofrece es una de las mejores alternativas para cuidar nuestra salud. Además, puedes revisar una lista de compras saludables para conocer qué debes adquirir en tu próxima visita al supermercado.

Desventajas de la deshidratación de alimentos

Por otro lado, también es importante conocer las desventajas de deshidratar alimentos. Sin embargo, es crucial mencionar que la mayoría de estos puntos solo se hacen evidentes si el proceso de deshidratación no se realiza adecuadamente.

  • La comida puede encogerse considerablemente.
  • Las frutas y verduras pueden perder color y sabor.
  • Se pueden perder los sabores y aromas de las comidas.
  • La comida puede adquirir una textura blanda o plástica.

Para evitar cualquiera de estas situaciones, a continuación, explicaremos cómo deshidratar alimentos de manera correcta.

En estos días en casa, debemos estar más atentos a nuestra alimentación. Por eso, te invito a descargar de forma gratuita el Handbook «Yo me alimento mejor en casa», que contiene mitos sobre la alimentación, consejos de comidas saludables y qué alimentos debemos evitar definitivamente. Aprovecha este tiempo para cuidar aún más de tu alimentación.

¿Cómo se realiza la deshidratación de alimentos?

Ahora que hemos explorado en qué consiste el proceso de deshidratación de alimentos, así como sus diferencias con otros métodos de conservación de alimentos y sus ventajas y desventajas, es importante comprender cómo se lleva a cabo este procedimiento.

En primer lugar, es crucial entender que la deshidratación de alimentos puede realizarse de diferentes maneras, no se limita a un único método. Existen tres alternativas entre las cuales puedes elegir según tus preferencias o los recursos disponibles.

A continuación, te presentamos una explicación de cómo funciona cada uno de estos métodos de deshidratación de alimentos.

1. Utilizando un deshidratador de alimentos

Si estás buscando simplificar el proceso de conservación de alimentos, un deshidratador de alimentos es una herramienta muy práctica que te permite secar los alimentos utilizando un método sencillo.

Este dispositivo eléctrico, como su nombre indica, es una máquina diseñada específicamente para deshidratar alimentos. El deshidratador de alimentos genera un flujo de aire caliente y una ventilación forzada que elimina completamente la humedad de los alimentos.

Utilizar un deshidratador de alimentos ofrece varias ventajas:

  • Permite ajustar de manera precisa el tiempo y la temperatura para el proceso de deshidratación de alimentos.
  • Al deshidratar los alimentos a temperaturas cercanas a los 40°C, se preservan todas las vitaminas y nutrientes presentes en los alimentos deshidratados.
  • Se puede obtener diferentes texturas, como láminas crujientes, chips o hojuelas, e incluso texturas más gruesas como las de las galletas.
  • El deshidratador de alimentos consume poca electricidad.

En la actualidad, existen diferentes modelos de deshidratadores de alimentos disponibles en el mercado, lo que brinda la posibilidad de elegir uno que se ajuste a tus preferencias y necesidades específicas.

2. Uso del horno para deshidratar alimentos

El horno de cocina es una opción adicional para la deshidratación de alimentos. Puedes deshidratar alimentos en el horno al cocinarlos a temperaturas bajas y manteniendo la puerta ligeramente abierta, aproximadamente 5 o 10 centímetros, para permitir que la humedad escape.

Según Naturarla, un blog informativo de Arla Foods, diversos estudios científicos sugieren que la temperatura óptima para deshidratar alimentos es de hasta 45º. Los expertos afirman que, si la temperatura es más alta, las enzimas de los alimentos, que son esenciales para la digestión, empiezan a descomponerse.

Si te preguntas qué alimentos se pueden deshidratar para su conservación, aquí te compartimos una lista:

  • Carnes, como la de ternera, aderezada con ajo, pimienta y sal.
  • Plátanos, nabos, papas, champiñones y tomates para hacer chips o hojuelas crujientes.
  • Entre las hierbas, se recomienda la albahaca, el perejil y el orégano.
  • Las manzanas, con miel y canela como snack.
  • Entre las frutas, se recomiendan las fresas y los kiwis.

3. Método de secado al sol

Entre todos los métodos de deshidratación de alimentos, el secado al sol es el más antiguo y sigue siendo eficaz.

La deshidratación de alimentos no es un invento nuevo, se remonta al período Neolítico, entre 10,000 a.C. y 7,000 a.C. ¡Así es, incluso los hombres de la Edad de Piedra y las civilizaciones posteriores practicaban esta forma de conservación de alimentos!

Si deseas utilizar este método de deshidratación de alimentos, debes tener en cuenta el clima. Esto significa que solo se puede deshidratar alimentos mediante el secado al sol si las condiciones atmosféricas lo permiten.

La temperatura mínima requerida debe ser de 30°C y la humedad debe ser inferior al 60%. Como se puede ver, el secado al sol es un método de deshidratación de alimentos que depende completamente del clima en el que nos encontremos para poder llevarlo a cabo.

En resumen, la deshidratación de alimentos se presenta como una opción saludable para lograr una dieta más balanceada, disfrutar de sabores nuevos y aprovechar al máximo los alimentos que se tienen en casa, ya sean carnes, frutas o verduras.

Si estás considerando realizar cambios en tu estilo de vida, la deshidratación de alimentos resultará una práctica muy beneficiosa para ti. Además, te sugerimos que consultes blogs de nutrición para encontrar inspiración diaria en nuevas comidas que cuiden de tu salud.

Finalmente, si deseas seguir explorando temas que contribuyan a tu bienestar, te invitamos a inscribirte en nuestro curso de preparación de batidos y a revisar nuestro catálogo de cursos de cuidado personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio