Manila, la cita culinaria con los mejores chefs del mundo

manila

Manila, la capital de Filipinas, es una ciudad de contrastes, combinando lo moderno con lo tradicional, lo exótico con lo occidental, y la riqueza con la pobreza extrema. Con una población cercana a los 20 millones, esta ciudad en la isla de Luzón en el mar de China del Sur se destaca por sus particularidades en comparación con otras capitales del sudeste asiático como Bangkok, Saigón, Hong Kong o Singapur.

Una de las principales diferencias es que las islas Filipinas fueron colonia española durante más de 300 años, desde 1565 hasta 1898, lo cual marca una influencia significativa en la cultura y la historia de Manila. Aunque no es tan conocida por los españoles, el pasado colonial español sigue siendo evidente en esta ciudad.

Manila ha sido reconstruida siete veces debido a incendios, terremotos y bombardeos. Al adentrarnos en Intramuros, la antigua ciudad fortificada, nos encontramos con un mundo totalmente diferente. Aquí, la influencia colonial es muy notable, a diferencia de los rascacielos modernos y el distrito de negocios dinámico de Makati, que albergan una gran oferta gastronómica y hotelera y son el centro de la actividad socioeconómica de la ciudad actualmente.

Para los viajeros españoles, resulta sorprendente encontrar palabras tan familiares como «mesa», «vaso», «conductor» o «merienda» en el idioma tagalo o tagálog, que se habla en Manila y es el más extendido en el país. La cultura española dejó una huella tan profunda en la vida de los filipinos que su carácter abierto se asemeja más al latino que al asiático, y su gastronomía refleja esta herencia de manera magistral.

Intramuros sigue siendo testigo de este pasado colonial. La catedral, el templo más importante de Filipinas en el único país católico de Asia, ha sido reconstruida en siete ocasiones a lo largo de los años debido a diversos desastres y el devastador bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial. El fuerte Santiago, una estructura construida por el conquistador español Miguel López de Legazpi, también es un lugar histórico importante dentro de la ciudad amurallada.

Otro punto de interés es Casa Manila, un museo que recrea el estilo de vida durante la colonización española. Construido en los años ochenta del siglo XX por Imelda Marcos, ofrece una visión de cómo vivían los españoles en aquel entonces.

Además, Manila alberga la Universidad de Santo Tomás, la institución educativa más antigua de Asia, fundada por los dominicos en 1611. También es recordada por ser el punto de partida del galeón de Manila, que inauguró la ruta marítima más larga de la historia, conectando continuamente tres continentes durante 250 años.

La primera red global de intercambio comercial, cultural y político ha generado una interacción en la arquitectura, el arte, la religión, las costumbres y la gastronomía que se puede apreciar hoy en todo el país.

Encuentro con los destacados cocineros internacionales

No es una coincidencia que la capital de Filipinas sea la sede de la tercera edición de Madrid Fusión Manila en 2017, la cual es la única que se celebra fuera de España. Filipinas busca convertirse en el centro gastronómico de Asia. Este evento culinario brinda la oportunidad de atraer a los mejores chefs del mundo.

La cocina filipina es una de las principales tendencias en 2017 según The New York Times y Bloomberg, bajo el lema: «Hacia un planeta gastronómico sostenible». Madrid Fusión Manila será un evento imperdible para los amantes de la buena comida, donde se explorará cómo transformar la gastronomía, respetar los límites ambientales y reforzar las tradiciones culturales. Tendrá lugar del 6 al 8 de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio