Qué es el mercado de divisas según la agenda de Cinco Días

En consideración a las denuncias de manipulación en el mercado de divisas, se examina el rol y funcionamiento de este mercado, la importancia de establecer el valor de una divisa y las implicaciones de las acusaciones de fraude.

Conocido como mercado de divisas, mercado FX o mercado Forex, este es el lugar donde se lleva a cabo el comercio de diferentes monedas a nivel internacional. Diariamente, se negocian más de 5 billones de dólares en divisas, convirtiéndose así en el mercado financiero más grande y líquido del mundo.

El mercado de divisas de Londres concentra alrededor del 40% de todas las transacciones, convirtiéndolo en el principal mercado mundial. Esto se debe tanto a la eliminación de los controles cambiarios en Gran Bretaña en 1979 como a la infraestructura sólida para la negociación de divisas.

El mercado de divisas es fundamental para el comercio internacional y la inversión a nivel global. Facilita las operaciones de importación y exportación al proporcionar medios de pago adecuados, recursos financieros y generar demanda adicional de bienes y servicios. Si no se pudiera negociar en diferentes monedas, las empresas estarían limitadas en sus perspectivas y el crecimiento económico mundial se vería afectado.

Además, los inversores utilizan el mercado de divisas para diversificar a nivel internacional, ya que necesitan divisas para comprar y vender activos y valores extranjeros. Algunos inversores consideran las divisas como una clase de activo en sí misma, operando con ellas para generar ganancias.

La negociación en este mercado se lleva a cabo en un entorno global y de forma bilateral entre las entidades bancarias autorizadas para operar en él. Este entorno o red global conecta a compradores y vendedores. Las transacciones de divisas se realizan electrónicamente y de manera descentralizada, siendo un mercado OTC (sin supervisión). Uno de los desafíos para los inversores es identificar dónde está el mercado cuando desean operar la compra y venta de divisas, debido a la poca transparencia asociada a los mercados OTC.

La falta de transparencia en las operaciones y el impacto que los tipos de cambio tienen en numerosas transacciones, requiere la existencia de un punto de referencia, es decir, un tipo de cambio único que refleje el valor de una moneda en relación con las demás en un momento determinado. A este punto de referencia se le conoce como «fix» y el proceso para establecerlo se llama «fixing».

Aunque existen varios «fix» en los mercados Forex, los principales se determinan en Londres a las 11 y 16 horas todos los días. Estos «fix» se basan en los tipos de cambio de todas las operaciones ejecutadas en el mercado durante un período de tiempo determinado, por ejemplo, 30 segundos. Sin embargo, ha surgido preocupación sobre la posibilidad de manipulación en estas operaciones que se tienen en cuenta para el establecimiento del «fix» o tipo de cambio de referencia.

¿Por qué es importante establecer un «fix» de tipos de cambio en los mercados de divisas?

Esto se debe al papel fundamental que desempeñan estos tipos de cambio. Son utilizados por empresas, inversores y gestores de activos para valorar activos y pasivos, así como para llevar a cabo transacciones de bienes y servicios denominados en diferentes monedas. Incluso algunos inversores operan específicamente en los momentos de «fix», dando instrucciones a sus corredores para comprar o vender divisas, por ejemplo, durante el «fix» de las 16 horas.

Las tasas de cambio establecidas en el mercado de divisas, conocido como Forex, son fundamentales tanto para evaluar los resultados de gestión como para administrar riesgos. Se utilizan como protección contra las fluctuaciones de las monedas con el objetivo de gestionar el riesgo y también con fines especulativos, buscando obtener un retorno financiero a cambio de asumir un riesgo.

Las consecuencias de un escándalo relacionado con la manipulación del mercado Forex durante el fixing pueden ser amplias. Esto afectaría no solo al sector financiero, sino también a cualquier tipo de negocio que realice operaciones internacionales, así como a los clientes minoristas. Si los administradores de carteras o las empresas descubren que sus órdenes no han sido tratadas de manera justa, la confianza en los mercados financieros se verá aún más perjudicada. Una posible consecuencia sería que los bancos que actúan como intermediarios en este mercado (dealers) tengan que reservar mayores fondos para litigios.

En última instancia, la integridad de los tipos de referencia depende de que los participantes en los mercados financieros demuestren y practiquen un comportamiento ético.

Ana Hernández es una miembro del Consejo de CFA Society Spain.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para comprender su alcance

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio