Cuál Windows es mejor: más información y comparativa completa

Microsoft puede presumir de haber mantenido los requisitos de hardware mínimos para hacer funcionar Windows 10 en ordenadores antiguos. Es decir, que como mínimo necesitaremos la misma potencia que ya nos hacía falta con Windows 7 o Windows 8, lo que comprendido de otra forma quiere decir que, a priori, cualquier ordenador con las versiones anteriores es capaz de hacer funcionar el último sistema operativo de la firma de Redmond. Ahora bien, ¿con el mismo rendimiento?

Windows 10 necesita lo mismo… ¿para funcionar al mismo nivel?

MÁS INFORMACIÓN

Para hacer funcionar Windows 10 en nuestro ordenador, si ya teníamos Windows 7 o Windows 8, no es necesario cambiar un solo componente de hardware. Sin embargo, lo que Microsoft no ha explicado en ninguna de sus múltiples conferencias en torno al último sistema operativo es el rendimiento que garantiza Windows 10 frente a las versiones anteriores. Un punto interesante, principalmente, para los usuarios de ordenadores más ‘ajustados’ por sus especificaciones técnicas.

Frente a Windows 7, la actualización a Windows 8.1 ha supuesto una mejora, en términos de rendimiento, para los usuarios. Pero esto si nos limitamos al arranque, donde la versión justo anterior a Windows 10, en pruebas de rendimiento especializadas, es capaz de funcionar de una forma más rápida. Sin embargo, de estas tres versiones es Windows 10 la que menos velocidad ofrece, sencillamente por la carga que supone para los recursos del sistema, que es notablemente mayor.

Los tres sistemas operativos permiten, para ahorrar energía, activar el modo de suspensión que minimiza el consumo energético, pero también a costa de reducir al mínimo el rendimiento del procesador y los discos duros y deshabilitar todas las funciones. Precisamente por ello, el ‘arranque’ desde este modo de ‘sueño’ es una cuestión importante, puesto que de ser demasiado lento sería más conveniente para el usuario apagar el ordenador, directamente, y después volver a encenderlo.

Y en este punto sí que destaca Windows 10, que con el mismo hardware es capaz de restablecer su normal funcionamiento con una diferencia de siete segundos frente a Windows 7, una importante diferencia. Y con respecto a Windows 8.1, no obstante, también requiere dos segundos menos para volver a arrancar desde los modos de suspensión e hibernación.

En términos de rendimiento global es donde Windows 10 ‘saca la cabeza’ frente a las versiones anteriores. Como se puede apreciar en la gráfica, Windows 8.1 ha supuesto un importante alivio para los ordenadores menos potentes actualizados desde Windows 7. Ahora bien, Windows 10 garantiza un rendimiento aún superior gracias a todas las optimizaciones que Microsoft ha llevado a cabo sobre su sistema operativo de escritorio.

En esta prueba de ‘rendimiento global’ se miden las capacidades del sistema operativo, y su velocidad, a la hora de llevar a cabo tareas comunes según un perfil de uso estándar. Es decir, tareas como la reproducción de contenidos multimedia, el uso de aplicaciones de ofimática o la carga de contenidos web a un nivel bajo.

Sí, en cualquier caso es buena idea actualizar a Windows 10

A pesar de tratarse de un sistema operativo más actualizado, es común que los ordenadores más antiguos experimenten una notable pérdida de rendimiento en general. Sin embargo, en el caso de Windows 10, esto no sucede. La única diferencia notable se encuentra en el tiempo de arranque del ordenador cuando está completamente apagado.

Además del arranque, se han probado diversas aplicaciones en esta prueba de rendimiento, incluyendo el arranque desde suspensión e hibernación, así como el rendimiento global del sistema.

En el uso de aplicaciones de ofimática, utilidades estándar, software profesional de edición de contenidos multimedia e incluso la carga de videojuegos, se ha comprobado que Windows 10 supera a sus antecesores, Windows 7 y Windows 8.1, en términos de rendimiento. Por lo tanto, no solo los ordenadores modernos funcionan mejor con Windows 10, sino que incluso aquellos con especificaciones técnicas más ajustadas ofrecen un mayor rendimiento con esta versión lanzada por Microsoft el año pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio