Soldadura Autógena: partes, pasos y ventajas que debes conocer

soldadura autogena

La soldadura autógena es un tipo de soldadura utilizada en el ámbito de la fusión y se conoce también como oxi-combustible u oxiacetinética.

Este proceso se realiza a través del uso de un soplete que permite la mezcla de oxígeno como comburente y acetileno como combustible. Ambos se queman al final del soplete, generando una llama. La soldadura autógena se utiliza principalmente para unir piezas mecánicas, como chapas. Las piezas se calientan hasta fundirse y se crea un cordón de soldadura. Normalmente, no se requiere la adición de materiales externos. Este tipo de soldadura es compatible con diversos metales como aluminio, cobre, entre otros.

Partes de la soldadura autógena

  • Cilindro de oxígeno: su capacidad puede variar entre 60 y 300 pies cúbicos, con presiones de hasta 2,400 psi.
  • Cilindro de acetileno: compuesto por un material poroso saturado con acetona. El acetileno se disuelve en acetona, lo que permite una presión de 250 psi.
  • Reguladores de presión: mantienen la presión constante de los gases y aseguran una llama estable. La mayoría de los reguladores tienen dos medidores, uno para indicar la presión en el cilindro y otro para la presión en la manguera.
  • Mangueras: de distintos colores, verde o azul para oxígeno y roja o naranja para acetileno. Las conexiones del oxígeno tienen roscas hacia la derecha y las del acetileno hacia la izquierda.
  • Válvulas de control: tipo aguja con tornillo de mariposa, regulan el flujo de los gases que ingresan a la cámara mezcladora.
  • Soplete: permite realizar la mezcla. Puede ser de alta presión, con igual presión en ambos gases, o de baja presión, con mayor presión de oxígeno que de acetileno. El soplete consta de varias partes, como válvulas de apertura y cierre, cámara mezcladora y boquilla.

Pasos para la soldadura autógena

Antes de comenzar a soldar, es necesario elegir la boquilla adecuada para el espesor del material. A continuación, se deben seguir los siguientes pasos para garantizar la seguridad durante el proceso:

  1. Conectar los reguladores a los cilindros de gas.
  2. Conectar las mangueras al soplete.
  3. Montar la boquilla y regular su presión.
  4. Abrir el acetileno y encender el soplete.
  5. Realizar la soldadura teniendo en cuenta el metal base.
  6. Apagar el soplete, primero cerrando el acetileno y luego el oxígeno. Luego, cerrar las llaves de los cilindros.

Ventajas de la soldadura autógena

La principal ventaja de este tipo de soldadura es su relación entre precio y portabilidad. Además, ofrece múltiples posibilidades de posición de soldadura, ya sea en posición plana, vertical, horizontal o sobre cabeza. También puede utilizarse en materiales ferrosos y no ferrosos.

Sin embargo, si debemos mencionar los inconvenientes de la soldadura autógena, podemos decir que implica un costo más elevado al realizar soldaduras en materiales gruesos y baja productividad. Además, la alta concentración de calor puede causar deformaciones.

Si desea obtener más información sobre la soldadura autógena y sus aplicaciones, no dude en contactarnos. Estaremos encantados de brindarle detalles sobre los usos de la soldadura y el equipo necesario.

En nuestro completo curso de formación en línea, aprenderá todos los aspectos relacionados con la combustión, la presión, los gases, entre otros, para la soldadura oxiacetilénica. ¡Conviértase en un experto profesional en soldadura autógena! Podrá llevar a cabo el proceso de transferencia de calor entre acetileno y oxígeno en cualquier tipo de metal. Además, en nuestra formación en línea, conocerá todos los elementos del equipo de protección personal que se utilizan durante la soldadura oxiacetilénica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio