¿Qué es una unidad de negocio? Características, ventajas, desventajas y cómo crearla correctamente

unidad de negocio

Trabajar con divisiones empresariales en una organización es una estrategia altamente efectiva para aumentar la competitividad en el mercado. Este enfoque te proporcionará numerosos beneficios, ya que te permitirá gestionar de manera más eficiente las actividades de un departamento específico y administrar con éxito una empresa diversificada que cuenta con una amplia gama de productos.

Si deseas potenciar el potencial de tu organización, definitivamente debes comprender qué se entiende por unidad de negocio. ¿Estás trabajando en una empresa o eres propietario de una y deseas impulsarla? Entonces has encontrado la herramienta perfecta.

Mario Giuffra, un empresario con más de 25 años de experiencia y profesor del curso en línea «Convierte ideas en modelos de negocio», afirma que «llega un momento en el que un negocio sigue generando ventas, pero ya no muestra un crecimiento significativo». En ese momento es cuando se debe aprender a diversificar las actividades de la empresa, y una de las mejores formas de lograrlo es mediante las unidades estratégicas de negocio.

En el artículo de hoy, te explicaremos qué son las unidades de negocio y por qué son tan importantes. También te proporcionaremos información sobre las características de una unidad de negocio y cómo crear la tuya. Por último, te daremos algunos ejemplos de unidades estratégicas de negocio. ¡Acompáñanos!

¿Te gustaría mejorar la productividad de tu equipo, pero no sabes qué habilidades necesitan? En Crehana te ofrecemos entrenamiento personalizado para ellos.

¿Qué implica tener una unidad de negocio?

Una unidad de negocio, también conocida como unidad estratégica de negocio, es una entidad que opera de forma independiente dentro de una organización, pero mantiene una relación directa con ella.

Para entender mejor el concepto de unidad de negocio, podemos ilustrarlo con el siguiente ejemplo:

  • Supongamos que tu empresa se dedica a la producción de diversos productos, lo que implica competir en diferentes mercados.
  • Al crear una unidad de negocio para cada producto, se encargaría de abordar cada caso específicamente, lo que resultaría en beneficios para la empresa en general.

Las unidades de negocio deben ser completamente funcionales para que se consideren como tal, por eso es más común encontrar este tipo de estructura en empresas de gran tamaño. Representan una forma de mantener separados los ingresos y costos para un seguimiento independiente.

Es por esa razón que una división empresarial te permite mantener cierto orden organizativo para que puedas trabajar de manera más efectiva y enfocarte en el crecimiento de tu empresa. Además, como hemos mencionado, tiene la capacidad de llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Puede tomar sus propias decisiones
  • Mantener un estilo de trabajo específico
  • Contratar a sus propios empleados en función de sus necesidades

Sin embargo, para que esto sea útil, siempre deben informar a la oficina central.

Origen de la división empresarial

Según la plataforma especializada en economía y negocios, Economipedia, General Electric fue la pionera en utilizar divisiones empresariales como modelo organizativo (en 1973). Su objetivo principal era mejorar su planificación estratégica, lo cual era complicado debido al tamaño de la empresa. Con cada división empresarial creada, se lograba establecer una Unidad de Negocio Estratégica (SBU, por sus siglas en inglés) más sólida.

El modelo SBU nació debido a la diversificación de los productos de General Electric, que incluían aeronáutica, hogar, automoción, industrial, entre otros, cada uno con necesidades distintas. Gracias a cada división empresarial, se mejoró la creación y distribución de cada producto, lo que convirtió a la empresa en una organización aún más competitiva.

Su planificación estratégica tenía como objetivo principal responder mejor a los clientes de cada segmento. La creación de divisiones empresariales permitió dar prioridad a los diferentes mercados, en contraposición al antiguo enfoque centrado en la producción.

Ahora que conoces la historia de las divisiones empresariales, es momento de que diseñes una por ti mismo. Sin embargo, antes de aprender a crear una división empresarial, es importante entender la importancia de utilizar este recurso en tu compañía.

¿Por qué una empresa crea divisiones empresariales?

La estrategia de utilizar divisiones empresariales se suele aplicar en empresas grandes que producen una amplia variedad de productos o que desean llegar a diferentes segmentos del mercado. Según Luis Salas Biondi, profesor de la Universidad de Lima, en su presentación titulada «Definir Unidades Estratégicas de Negocios», «la importancia radica en que son estas divisiones donde se crean las estrategias competitivas de una organización».

Como bien explica el docente, la premisa principal de implementar unidades de negocio es aumentar la competitividad en distintas áreas sin comprometer la calidad de la producción. Por esta razón, cada vez más empresas en todo el mundo adoptan este innovador modelo de negocio.

A continuación, te explicaremos por qué una empresa elegiría utilizar unidades de negocio estratégicas:

  • La empresa busca ofrecer una propuesta de valor más atractiva: a medida que las compañías crecen, buscan expandirse hacia nuevos mercados. Al implementar una unidad de negocio en cada uno de ellos, se logra aumentar significativamente la propuesta de valor de la empresa.
  • La empresa necesita ser más eficiente en sus procesos: resulta difícil controlar una empresa grande con una sola persona a cargo. Como dice el refrán: «quien mucho abarca, poco aprieta». Una unidad de negocio permite supervisar cada proceso y hacerlos más eficientes.
  • La empresa se dirige a segmentos de mercado muy diferentes: cuando se busca abarcar segmentos distintos, el desarrollo de unidades de negocio permite obtener una ventaja competitiva en cada uno de ellos.
  • La empresa quiere expandir sus operaciones para no limitarse a un solo tipo de consumidor: esto implica ampliar los horizontes de la organización, lo cual resultará en mayores ingresos totales, siempre y cuando se planifiquen adecuadamente los procesos de las unidades de negocio.
  • Crear interrelaciones: es común que las organizaciones consideren crear una unidad de negocio en cada una de sus áreas de interés, ya que en muchos casos estas pueden interrelacionarse. Esto permite un apoyo mutuo y garantiza un desempeño eficiente.

A continuación, te explicaremos las características de una unidad de negocio.

¿Cuáles son las características de una unidad de negocio?

Las unidades de negocio estratégicas, como hemos visto anteriormente, deben ser independientes y autónomas del negocio principal. Sin embargo, todas deben estar alineadas con una misma misión global para impulsar a la organización.

Para lograr esto, una unidad de negocio estratégica cuenta con características específicas:

1. Tiene una misión y visión propias

Aunque la empresa central puede tener un conjunto de valores, una visión establecida y una misión global, es posible que una unidad de negocio se enfoque en servicios de asesoramiento, mientras que otra se dedique a brindar servicios de limpieza personalizados.

Es decir, cada uno de los servicios de las diferentes unidades de negocio tendrá una perspectiva distinta en cada uno de sus mercados, lo cual es necesario para generar una identidad más enfocada. Cada unidad de negocio tiene un objetivo único, que difiere del de la empresa en general y de otras unidades de negocio.

2. Familiarízate con tus competidores

Antes de considerar diversificar las actividades de tu empresa, es crucial conocer el mercado y los competidores en los que tu unidad de negocio se ubicará, ya que esto determinará su rentabilidad.

No conocer a tu competencia principal y los referentes del mercado en el que deseas establecerte podría evitar que te posiciones como uno de los líderes de la industria. No se trata de copiar o plagiar, sino de observar lo que está funcionando y encontrar la manera de aprovecharlo, mejorarlo o incluso contrarrestarlo, basándote en tus propias cualidades.

3. Dirígete a un mercado o clientes específicos

El propósito de crear una unidad de negocio es que esté dirigida a un mercado específico, ya que se supone que existe una oficina general encargada de abarcar todo a nivel macro.

Recuerda que una unidad de negocio es una parte enfocada de la empresa, por lo que debes asegurarte de conocer todos los detalles que afecten a ese mercado específico.

4. Produce uno o varios productos relacionados

Aunque las unidades de negocio son espacios separados, es importante encontrar una relación entre ellas en términos de la producción de los productos o servicios que ofrecen.

Al lograr una mejor relación entre las diferentes unidades de negocio, tendrás un mayor control sobre lo que sucede, incluso desde una perspectiva global.

Cada unidad cuenta con un control independiente del negocio, pero puede recibir apoyo de otras unidades de negocio. No hay que olvidar que, en última instancia, cada unidad de negocio es una parte de la empresa en general, que siempre buscará aumentar su rentabilidad.

5. Crea su presupuesto y elige sus inversiones

Las unidades de negocio dominan su propio presupuesto. No obstante, como mencionamos previamente, todo debe ser aprobado por la mesa directiva, ya que cada inversión involucra y compromete el dinero de la organización completa.

En otras palabras, la planificación de cada unidad de negocio es independiente; sin embargo, debe seguir los lineamientos de la empresa.

La idea fundamental de usar una estructura con unidades de negocio es poder desarrollar diferentes estrategias y generar el funcionamiento necesario para que cada unidad logre sus objetivos.

Este tipo de planificación necesita responder rápido a las tendencias del mercado, es por eso que muchas empresas han implementado el diseño de agile squads para permitir una mejor colaboración, actuar más rápido y, finalmente, entregar mejores resultados.

Ventajas y desventajas de una unidad de negocio

Cuando hablamos de unidades de negocio, es natural que te cuestiones todo lo que engloba este término. Y por todo, nos referimos tanto a lo bueno como a lo malo.

Por este motivo, te presentamos algunas ventajas que ofrece el diseño de una unidad de negocio y, como no podía ser de otra forma, los inconvenientes que ofrece esta herramienta empresarial.

Vamos primero con los beneficios de este tipo de sistema:

Ventajas de las unidades de negocio

Aunque las unidades de negocio ofrecen una excelente oportunidad para mejorar la gestión de tu empresa y permitir una expansión con menos riesgos, también existen otras ventajas que debes tener en cuenta.

Las principales ventajas de las unidades de negocio son las siguientes:

1. Opciones de crecimiento

Como mencionamos anteriormente, el uso de unidades de negocio proporciona a las empresas mayores oportunidades de crecimiento y la posibilidad de aumentar la rentabilidad.

Tener unidades de negocio bien definidas permite mantener áreas de negocio separadas y llegar a un público objetivo específico.

Tomar decisiones sobre la estrategia organizacional de tu empresa puede ser todo un desafío. Establecer la dirección de una empresa puede ser complicado en general. Para ayudarte en esta situación, existen herramientas útiles como la matriz de Ansoff, que ayuda a seleccionar la mejor estrategia.

2. Posicionamiento de productos

Por lo general, el uso de unidades de negocio resalta las múltiples virtudes de los productos de una empresa en particular. Pero ¿tiene sentido?

La respuesta es sí, ya que posicionar todos los productos al mismo tiempo puede resultar más complicado para las empresas. Cuando esto sucede, muchos artículos no se vuelven tan visibles para el público. Por lo tanto, las empresas delegan la tarea de posicionar un producto en su mercado correspondiente a subdivisiones específicas.

3. Toma de decisiones autónoma

En repetidas ocasiones hemos mencionado en el artículo que las unidades de negocio tienen su propia identidad y se encargan de alcanzar sus propias metas y objetivos.

Ahora bien, ¿cuáles son las responsabilidades que puede asumir una unidad de negocio en una empresa específica? Algunos de los aspectos que esta entidad puede abarcar son los siguientes:

  • Imagen de la marca.
  • Selección de personal.
  • Actividades publicitarias.
  • Gestión de productos.
  • Estrategias comerciales.
  • Presencia digital.
  • Administración de recursos.

En resumen, la unidad de negocio se encarga de todas las actividades relacionadas con el funcionamiento diario de la marca y aquellas tareas que la matriz central no puede gestionar directamente.

4. Capacidad de adaptación

En un mundo en constante cambio, donde los mercados fluctúan con regularidad, las unidades de negocio tienen la capacidad de identificar las necesidades actuales de los clientes y adaptarse a las tendencias del momento.

Si una empresa grande que distribuye diversos productos no cuenta con unidades de negocio, le resultará mucho más difícil llevar a cabo esta tarea y será más incierto su éxito en el mercado objetivo.

5. Mejor organización

El punto clave de una unidad de negocio es que facilita la gestión de todos los procesos empresariales. Especialmente para las empresas grandes, este modelo permite organizar aspectos empresariales como los siguientes:

  • Producción.
  • Abastecimiento a través de proveedores.
  • Ventas.
  • Transporte y distribución.
  • Administración financiera.
  • Servicio al cliente.
  • Marketing.

Desventajas de las divisiones empresariales

Aunque se han destacado los beneficios de tener divisiones empresariales (o varias) para las grandes corporaciones que buscan expandirse en nuevos mercados, también existen ciertos riesgos que es importante tener en cuenta.

Dependiendo del tipo de desafío que surja como resultado de la creación de una división empresarial, la empresa deberá elaborar planes de contingencia para superarlo.

1. Competencia interna

El problema más común en el desarrollo de divisiones empresariales es la competencia entre ellas, lo que genera un desorden mayor al que existía previamente.

Si no se realiza una planificación adecuada, es posible que dos productos provenientes de diferentes divisiones sean muy similares: podrían incluso dirigirse al mismo grupo de clientes, compartir canales de distribución y enfrentarse a los mismos competidores. En este caso, puede surgir una competencia interna que no beneficie a la empresa y afecte sus ganancias.

Sin embargo, esta situación tiene soluciones prácticas. Una de las más efectivas es ofrecer capacitaciones que fomenten la cohesión y comprensión entre todas las divisiones empresariales. El objetivo es que en lugar de competir entre sí, puedan aprovechar todas las oportunidades de mercado.

2. Proceso de planificación prolongado

No debes pensar que diseñar e implementar divisiones empresariales es una tarea instantánea. Se requiere de mucho tiempo para que una parte de la empresa alcance el grado de independencia necesario en este modelo.

Recuerda que estás creando una marca que funcionará de forma autónoma, con elementos internos y externos propios. Además, está vinculada a una empresa matriz, por lo que no es un proceso breve ni improvisado.

3. Mayor inversión

Al igual que el establecimiento de una unidad de negocio requiere tiempo y planificación, también implica una inversión económica significativa. Si deseas que tu sector cuente con los recursos materiales, tecnológicos y humanos necesarios, deberás destinar una cantidad considerable de dinero.

Para ello, es necesario utilizar el presupuesto de la empresa matriz. Por lo tanto, debes asegurarte de que lo que has planificado y planeas implementar sea rentable a largo plazo y represente un proyecto viable.

4. Difícil implementación

La ubicación adecuada de cada unidad estratégica de negocio en el mercado es fundamental para que realmente apoye a la empresa en su conjunto. Por lo tanto, podemos decir que sin una coordinación previa en la empresa, la creación de una unidad de negocio puede generar más problemas que soluciones.

Por este motivo, es importante cuidar todos los detalles, desde la planificación hasta la puesta en marcha de la unidad de negocio, pasando por su implementación y desarrollo adecuado. Sin embargo, incluso con todos los cuidados necesarios, pueden surgir imprevistos que dificulten el logro de los objetivos en los plazos establecidos.

Además, es necesario coordinar con la empresa matriz, lo que puede llevar a que la comunicación no sea tan fluida como se espera. Esto suele ocurrir en empresas grandes que operan a nivel internacional, por lo que debes tener en cuenta estos aspectos para asegurar el éxito de cada unidad de negocio y de la empresa en su conjunto.

¿Cómo crear una unidad de negocios?

Crear una unidad de negocio es similar a diseñar un proyecto de negocio para un emprendedor, aunque no son exactamente lo mismo. Entre las similitudes se encuentra la oportunidad de emprender dentro de una empresa, mediante la creación de unidades de negocio.

El emprendedor determinará las acciones que llevará a cabo para la creación de la unidad de negocio. Para comenzar, es suficiente con una hoja en blanco que cubra las necesidades y facilite la organización inicial.

A continuación te presentamos cinco pasos para crear tu primer plan de unidad de negocio:

1. Comienza por el final

Define la visión de la unidad de negocio. El primer paso consiste en establecer la dirección en la que deseas llevar a la unidad de negocio, esto le dará un propósito y sentido a su existencia.

Es importante distinguir la visión de la unidad de negocio de los objetivos específicos y tangibles que se desean alcanzar. La visión se centra más en las expectativas ideales para el punto más alto de la empresa.

2. Declara la misión de la unidad de negocio

Una vez que tienes definida la visión, es momento de establecer una misión que el equipo de la unidad de negocio y tú puedan seguir.

La misión de una unidad de negocio es la razón de su existencia: «¿Por qué la unidad de negocio existe?». Tanto la misión como la visión de la empresa deben ser estables, ya que forman parte de la esencia de la unidad de negocio. Por lo tanto, tómate el tiempo necesario para reflexionar sobre ellas.

3. Establece los objetivos de la unidad de negocio

Puede parecer confuso, pero piensa en el plan de unidad de negocio como un mapa. Este te ayudará a orientarte en diferentes momentos para no perder de vista tu meta establecida. Una vez que hayas establecido objetivos claros, el resto es cuestión de compromiso.

¿Cómo puedes determinar estos objetivos? Existen distintas modalidades que puedes utilizar para organizar tus aspiraciones y metas:

  • Las puedes enumerar.
  • Colocar en un tablero Kanban.
  • Registrar las notas.

Una excelente manera de alcanzar todas tus metas es mediante el uso de la metodología SMART para establecer objetivos. ¡Crea los tuyos utilizando esta plantilla de objetivos SMART!

4. Elabora la estrategia de la unidad de negocios

Ya tienes tus objetivos, misión y visión, ahora es momento de decidir cuál será la estrategia a seguir. ¿Te centrarás en un plan de marketing o dedicarás los primeros meses al desarrollo e investigación? En este caso, debes determinar cuál será tu estrategia a implementar.

Por ejemplo, supongamos que planeas establecer una unidad de negocio en el mercado de venta de alimentos. ¿Qué pasos debes seguir en este caso?

  • En primer lugar, es necesario evaluar a la competencia; es decir, encontrar el lugar adecuado para establecer tu tienda, seleccionar a tus proveedores mayoristas, entre otras consideraciones.
  • A partir de esto, te aseguras de que los beneficios de la unidad de negocio sean los mejores posibles.

5. Diseña un plan de acción para la unidad de negocio

Con todos los elementos preparados, lo único que falta es generar un plan de acción para seguir impulsando la unidad de negocio.

Un consejo útil sería elaborar pasos que puedas comenzar a implementar desde ahora para avanzar hacia tu objetivo final. En otras palabras, establecer un plan de acción con metas a corto plazo.

Estos pasos son muy sencillos de seguir. La idea de crear un plan es motivarte a dar el primer paso. El resto vendrá por sí mismo; simplemente debes seguir lo que ya has planificado y hacer las modificaciones necesarias en caso de ser requerido.

No te preocupes si al principio sientes que el plan está incompleto. A medida que vayas avanzando, tú y tu equipo podrán añadir nuevas cosas. Recuerda que no tener un plan es peor.

Antes de concluir, aquí tienes algunos ejemplos de unidades de negocio exitosas que pueden servirte de inspiración para destacar en el mundo empresarial.

Ejemplos de unidades de negocio

Una de las principales desafíos para todas las empresas es poder reaccionar rápidamente al mercado y ofrecer productos relevantes para los consumidores.

Una unidad de negocio puede clasificarse en cinco categorías según su causa:

1. Por segmento de clientes

Los bancos son un claro ejemplo de cómo existen diferentes unidades de negocio para atender las necesidades de diferentes segmentos de su público. La estructura de varios bancos divide a sus clientes, proporcionando un servicio especial a aquellos con ingresos más altos.

Otro ejemplo para comprender mejor las unidades de negocio por segmento de clientes son las grandes corporaciones de alimentos.

Por lo general, además de crear unidades de negocio por productos (lo explicaremos más adelante), también se basan en ofrecer un mismo producto, pero con características distintas que se ajusten al presupuesto de cada sector.

2. Por categoría de productos

Un ejemplo ilustrativo son las compañías de tecnología como Sony, que poseen una diversa estructura de productos. En el caso de Sony, sus productos abarcan desde videojuegos hasta cámaras fotográficas.

Bajo esta modalidad, las unidades de negocio comparten la misma marca, pero cada una se enfoca en diferentes áreas comerciales, lo que permite a las empresas mejorar la calidad de producción de cada uno de sus artefactos.

3. Por categorías de servicio

Las unidades de negocio también pueden separarse por categorías de servicio. Por ejemplo, Google, conocido principalmente como el motor de búsqueda más utilizado a nivel global, ofrece una variedad de servicios que incluyen:

  • Mapas digitales.
  • Correo electrónico.
  • Almacenamiento en la nube.
  • Anuncios digitales.

Este es un claro ejemplo de cómo las distintas partes pueden operar de manera autónoma, aunque aún dependen de la empresa matriz.

4. Por regiones geográficas

Un caso más reciente que ejemplifica la presencia de diferentes unidades de negocio divididas por regiones es Netflix. Dentro de las producciones generadas por este servicio de streaming, cada unidad de negocio prioriza la creación de series y películas específicas para cada país. Además, las unidades de negocio regionales de Netflix a menudo comparten contenido en su catálogo global, lo que beneficia tanto a la marca como al consumidor.

Otro ejemplo para ilustrar este concepto es la marca Lays y sus famosas papas fritas. En países asiáticos como Japón o China, se distribuyen sabores que son familiares para sus ciudadanos.

Estas unidades de negocio segmentadas por regiones geográficas se explican fácilmente, pero a menudo son pasadas por alto. La cultura de cada país o ciudad tiene una gran influencia en el consumo de bienes y servicios.

5. Por medio de la innovación

Las compañías, generalmente pertenecientes al sector tecnológico, lanzan nuevos productos revolucionarios o adquieren startups con propuestas novedosas como parte de su estrategia empresarial.

Un ejemplo destacado de esto es la adquisición por parte de Facebook de Oculus Rift, una startup dedicada a la producción de dispositivos de realidad virtual, que luego fue integrada como una unidad de negocio más en la estructura organizativa de Facebook.

Estas unidades de negocio se crean o adquieren cuando una empresa busca obtener mejoras significativas en términos de rentabilidad a través del desarrollo o adquisición de un producto específico.

Hemos llegado al final de este artículo. Esperamos que haya sido de gran utilidad para ti. Ahora ya sabes qué es una unidad de negocio, cuáles son sus características y cómo implementarla adecuadamente en una empresa. ¡Recuerda que la clave del éxito radica en tener un plan bien estructurado para evitar problemas en el futuro!

Si deseas obtener más información sobre unidades de negocio, te invitamos a inscribirte en nuestros programas de capacitación en innovación, donde podrás adquirir información valiosa y aprender sobre procesos fundamentales para mantener a tu empresa actualizada en el mercado. ¡Deseamos que tengas mucho éxito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio